Hace ahora 150 años la cultura de la lactancia materna, hasta entonces anclada en el mundo de la mujer, le fue arrebatada por una alianza entre profesionales médicos y comerciantes de la industria de la alimentación.

 
Fuimos los sanitarios, médicos fundamentalmente, los que la reinventamos, pervertimos y tergiversamos enormemente con resultados finales catastróficos. Gracias a nuestros avances pretendidamente científicos estuvimos a punto de provocar la extinción de una cultura ancestral.
 
Fueron mujeres como Cicely Williams o Natividad Relucio Clavano las primeras en dar la voz de alarma a lo largo del siglo XX consiguiendo finalmente que todos los organismos sanitarios hayan acabado ensalzándola y promoviendo una lactancia, exclusiva los primeros seis meses y acompañando a otros alimentos el tiempo que madre y lactante deseen. 
 
La mal llamada lactancia prolongada tiene muchos beneficios reconocidos. Hoy todos están de acuerdo en que la lactancia es el modo ideal de alimentación y hay un Código, leyes y protocolos encargados de protegerla.
 
Pese a ello, en nuestra sociedad actual, de cultura del biberón, la lactancia es una carrera de obstáculos que se le van poniendo a las mujeres que desean dar pecho.
 
Cómo derribar esos obstáculos:
 
Permitiendo que las mujeres den a luz en lugares amorosos, respetuosos con ellas y con sus bebés, atentos con sus tiempos de reconocimiento. 
 
Considerando la lactancia como un tema de Salud Pública y objetivo prioritario en los planes de salud a nivel comunitario y estatal. Tratándola con idéntico o mayor cuidado que los planes de vacunación. Y eso empieza por asignarle un presupuesto, diseñar campañas de información y divulgación, establecer indicadores que ahora no tenemos y regular la formación y competencias de los profesionales sanitarios.
 
Adaptando las leyes laborales. Las madres, mucho más responsables que sus gobiernos, empresarios y sindicatos, hacen encajes de bolillos para alargar su exiguos permisos de maternidad y ampliar como pueden sus lactancias. Es una vergüenza. Lo que estamos perdiendo es la disminución del riesgo de infecciones y otras enfermedades. Lo que estamos perdiendo es el cariño compartido un tiempito más. No sabemos del todo lo que estamos perdiendo, pero quizás sea mucho.
 
Eligiendo a nuestros dirigentes políticos con mejor tino que hasta ahora. Si hacen lo que hacen es porque les dejamos. Hemos de preguntarles no solo dónde están las mujeres de sus partidos, pues la paridad de género no asegura nada, sino cuales son sus planes en cuanto a igualdad de género, cual es su modelo de conciliación, su política de horarios de trabajo, el porcentaje del PIB que piensan que hay que dedicar a ayudas sociales a la familia y si además de en guarderías han pensado en otros modelos laborales que permitan no externalizar siempre o enteramente la crianza, que debe ser revalorizada y retribuida como un bien social primordial.
 
Haciendo que la lactancia vuelva al mundo del que nunca debió salir: la sociedad de las mujeres, la sociedad por extensión. 
 
La Liga de la Leche desde los años 50, junto con los innumerables grupos de apoyo a la lactancia materna que hay actualmente todo el mundo, constituyen un entramado social, una red que recupera y conserva la cultura de la lactancia. Las mujeres de estos grupos son las que mejor saben cómo se da el pecho. 
 
Tomad el control, no nos esperéis a los sanitarios: exigidnos.
Discurso del Dr. José María Paricio Talayero, presidente de APILAM, en la VII Marcha a favor de la lactancia materna organizada por el grupo de apoyo, La Safor al Pit, el 28 de mayo de 2016 en Gandía (Valencia).
———————————————————-
 
Necesitamos fondos para seguir investigando y divulgando las bondades y belleza de la lactancia materna. Puedes colaborar con el proyecto e-lactancia.org aportando un donativo con el importe que desees 

 

17 respuestas

  1. Puedes tomarla tranquilamente, hay una página e-lactancia que el mismo pediatra que ha escrito este artículo creo conjunto a otros profesionales para poder ver la compatibilidad de los distintos fármacos con la lactancia! Un saludo

  2. Ponerte al bebé más al pecho, cuanto más succione tu bebé, tu pecho producirá más leche, existen crisis de crecimiento, y por eso hay momentos en los que el bebé demanda más

  3. Ponerte al bebé más al pecho, cuanto más succione tu bebé, tu pecho producirá más leche, existen crisis de crecimiento, y por eso hay momentos en los que el bebé demanda más

  4. mal estaria privarlo de los beneficios de la lactancia tengo una amiga y claro qur creo que exagero pero pues cada quien le dio pecho a si hijo hasta los 6 años cuales son los beneficios? solo su cuerpo lo sabra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Para que APILAM pueda seguir promocionando la lactancia materna necesitamos la generosidad de personas como tú. Gracias por ayudar a seguir salvando lactancias
Para que APILAM pueda seguir promocionando la lactancia materna necesitamos la generosidad de personas como tú. Gracias por ayudar a seguir salvando lactancias

- José María Paricio, presidente de APILAM y creador de e-lactancia

Únete a nuestro boletín

Recibe información actualizada, novedades y noticias sobre la lactancia, el proyecto e-lactancia y otras iniciativas de APILAM

APILAM te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando este formulario serán tratados por APILAM como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing de APILAM) fuera de la UE en EEUU. Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aquí, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Mailchimp. (https://mailchimp.com/legal/privacy/).

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en apilam.es@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en esta web: http://e-lactancia.org, así como consultar nuestra propia política de privacidad.

Desde APILAM queremos informarte que esta web también utiliza cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar