Menu

Metamizol y lactancia: porqué sube e-lactancia el riesgo a alto probable

By Apilam Lactancia | La firma experta

Abr 09

Ante el revuelo y la inquietud que ha suscitado el hecho de que e-lactancia suba un punto el nivel presumible de riesgo al fármaco Metamizol o Dipirona (comercializado en España como Nolotil y bajo muchos otros nombres en otros países: Analgin, Analgina, Novajgin, Novalgina, etc.) desde APILAM vemos conveniente explicar el porqué de dicha decisión y, ante todo, lanzar un mensaje de absoluta tranquilidad para toda madre lactante que lo haya consumido y todo profesional que lo haya prescrito durante la lactancia.

En realidad muy poco o nada ha cambiado sobre los riesgos del uso del metamizol durante la lactancia respecto a la anterior revisión de 2016 en la que ya advertíamos en la última frase de nuestro comentario: “Hasta conocer más datos publicados sobre este fármaco en relación con la lactancia, se recomienda un uso puntual y limitado, siendo preferibles alternativas conocidas más seguras, especialmente durante el periodo neonatal y en caso de prematuridad.” En ese momento el nivel de riesgo asignado era de Bajo probable. Y antes de 2016 de muy bajo.

¿Porqué pues hemos subido el riesgo de muy bajo a bajo probable en 2016 y a alto probable en 2019?

El Metamizol no se utiliza en USA y algún otro país, dado que la agencia que regula los medicamentos en USA, la Food and Drug Administration (FDA) no aprobó su uso por el riesgo de que provoque una agranulocitosis (leucopenia o granulocitopenia), un trastorno por el que dejamos de fabricar granulocitos en la médula ósea. Los granulocitos son un tipo de leucocitos o glóbulos blancos de la sangre que nos protegen de las infecciones, por lo que la agranulocitosis es un estado gravísimo por el riesgo de infección que supone).

Sin embargo la probabilidad de agranulocitosis es muy variable y todos los países europeos y de latinoamérica utilizan ampliamente y sin temor el metamizol como fármaco para el dolor, sin restricciones de edad, incluso en lactantes pequeños y durante el embarazo y el puerperio.

El metamizol, se excreta en leche a dosis tan pequeña que no tiene porqué suponer riesgo para el lactante: 6% de la dosis habitual del lactante y todos los expertos convienen que por debajo del 10% el riesgo es despreciable. Por ello, hasta 2016 en e-lactancia teníamos clasificado el Metamizol o dipirona como de muy bajo riesgo. La Academia Americana (USA) de Pediatría (AAP) la clasificó en 2001 como compatible con la lactancia.

En 2016 subimos el nivel de riesgo a bajo probable al aparecer un artículo con un riesgo incrementado de leucemia linfocítica en lactantes cuyas madres lo habían consumido durante el embarazo y la lactancia. Se trata de un único artículo, de casos y controles (que no dan el mayor nivel de evidencia) y nadie ha vuelto a reproducirlo, pero ahí está. Al suponerse mayor riesgo con el mayor consumo era prudente hacer una llamada a limitarlo, subiendo el nivel de riesgo.

Varios hospitales de la costa mediterránea han comunicado la aparición de agranulocitosis en ciudadanos del norte de Europa de vacaciones en España. Los estudios realizados han llevado a suponer que entre descendientes de la etnia celto-britona (británicos, irlandeses, escandinavos) habría una mayor susceptibilidad. Por este motivo la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha unificado la información del Metamizol para todos los países europeos, no prohibiéndolo, pero sí limitando las indicaciones y la dosis, tanto en adultos como en lactantes, niños y durante la lactancia.

Puntos importantes:

  • Los casos de agranulocitosis publicados son adultos y algunos jóvenes
  • Las personas de origen británico-irlandés-escandinavo parecen más susceptibles a agranulocitosis tras consumo de metamizol
  • No se han publicado casos de agranulocitosis en lactantes
  • Hay una amplia, si no masiva, utilización del metamizol durante el puerperio inmediato
  • El riesgo de aparición de efectos secundarios, incluido el de leucemia linfocítica, se incrementa con la mayor utilización
  • Hasta conocer más datos publicados sobre este fármaco en relación con la lactancia, se recomienda un uso puntual y limitado, siendo preferibles alternativas conocidas más seguras, especialmente durante el periodo neonatal y en caso de prematuridad
  • El ibuprofeno y el paracetamol son alternativas más seguras que el metamizol para tratar el dolor o la fiebre

Utilizando e-lactancia con prisas puede no leerse el comentario cuando el nivel es Muy bajo riesgo (verde) o Muy alto riesgo (rojo), pues indican de modo inequívoco que el producto es totalmente compatible o incompatible respectivamente, pero es obligatorio leer todo el cometario cuando los niveles de riesgo son bajo (ámbar claro) o alto probables (ámbar oscuro), para poder sopesar todos los datos antes de tomar una decisión.

En resumen, sería deseable hacer una menor utilización del Metamizol durante la lactancia, aunque su uso ocasional no es incompatible con la misma.

Véase y léase el comentario completo sobre el Metamizol  en e-lactancia 

Necesitamos fondos para seguir investigando y divulgando las bondades y belleza de la lactancia. Puedes colaborar con el proyecto e-lactancia.org aportando un donativo