Menu

Cultivo sistemático de leche materna ante sospecha de mastitis: una mala praxis clínica

By Apilam Lactancia | La firma experta

Oct 11

Artículo del Dr. José María Paricio Talayero, presidente de APILAM.

Todas las entidades científicas y autores de prestigio OMS 2000, Kvist 2008, Amir (ABM) 2014, Amir 2014, Baeza 2015, Lawrence 2016, Espinola 2017 están de acuerdo en que el diagnóstico de mastitis es fundamentalmente clínico, basado en los síntomas. Spencer 2008, Amir 2014

Para algunos autores la definición de mastitis exige al menos dos signos o síntomas locales en la mama (dolor, calor, rubor) y al menos un síntoma generalizado (fiebre, cansancio extremo, dolor general u otro) Amir 2014

Ni siquiera el protocolo de mastitis de la Academy of Breastfeeding Medicine (ABM) de 2014 recomienda realizar cultivos o análisis de leche rutinariamente Amir 2014.

Para muchos, los cultivos o análisis de leche materna estarían indicados únicamente en:

  • Casos de mala evolución tras dos días de tratamiento antibiótico adecuado
  • Recaídas
  • Mastitis que se desarrollan en medio hospitalario  (origen nosocomial)
  • Casos graves
  • Madres alérgicas a tratamientos habituales
  • Poblaciones con alta prevalencia de Staphylococcus aureus resistente a meticilina (SARM)OMS 2000, ,5,8 y Spencer 2008

Ante una mastitis no hay que perder el tiempo con cultivos que además son difíciles de interpretar. La mastitis aguda es producida casi exclusivamente por un único germen: el   Staphylococcus aureus (estafilococo dorado). Su tratamiento se basa en vaciado adecuado del pecho (quien mejor vacía es el lactante), antiinflamatorios (ibuprofeno) y si en 24 horas no hay mejoría, uso de antibióticos adecuados.

Pedir que “se hagan cultivos de leche en todos los casos supuestos o probables de mastitis” es una estrategia perversa que se ha difundido en España por un grupo de investigadores ligados a la fabricación y venta de probióticos que sostiene que hay unos tipos de mastitis, las subagudas y las subclínicas, afirmando además que estas son producidas por unos determinados microbios diferentes del estafilococo dorado.

Ni las mastitis subagudas ni las subclínicas han sido publicados en ningún otro país del mundo en mujeres, y los microbios a que se refieren estos autores son normalmente comensales habituales, “benignos”, no patógenos, saprofitos, es decir, que conviven con nosotros y normalmente no nos causan ningún daño.

Esta teoría no tiene ninguna base científica comprobada salvo en los escritos de sus autores, contradice la teoría microbiológica al uso Perales 2016, obligando a analizar varias decenas de microbios no patógenos y conduce a una serie de errores muy peligrosos para las mujeres que dan pecho y son diagnosticadas de tales males:

  • Medicalización de sus lactancias, sobrediagnóstico y pérdida de autoconfianza.
  • Consideración como patógenos de microbios que aparecen en la leche y no lo son en realidad, lo que obliga a administrar extraños tratamientos antibióticos durante largos periodos de tiempo, ya que en la leche siempre hay microbios (no patógenos, por más que se empeñen)
  • Cuando no dan tanto antibiótico recurren a prescribir probióticos (microbios no patógenos) surgidos del mismo conglomerado empresarial avalado por los autores y sobre los que no hay ninguna prueba fidedigna publicada de que sirvan para lo que dicen servir.
  • Pueden retrasar gravemente el inicio de un tratamiento adecuado de una mastitis.

Todos los trabajos publicados son del mismo grupo y con unos sesgos metodológicos importantes que invalidan los resultados que presentan. Nadie más que ellos ha reproducido estos trabajos de forma independiente. Han difundido hábilmente su teoría no comprobada entre madres, grupos de apoyo y muchos profesionales, creando un clima de inseguridad, de confusión de conceptos (he visto profesionales bien intencionados tratando de explicar las diferencias entre una subaguda y una subclínica, cuando es tarea imposible) y, ¿cómo creen que han publicado la monografía que pretende ser la base (sin fundamento pero con muchos colores y esquemas) de su teoría? Con este inquietante título: “Mastitis, El lado oscuro de la lactancia”. Como para animar al personal, perdón, a las madres.

Por favor un poco de sensatez, que en medicina pasa por ser muy prudentes ante pretendidos cambios facilones de paradigma. El viejo principio del Primum non nocere, que debe guiar nuestras vidas como personas y en especial como profesionales, se resentirá gravemente si perdemos nuestro espíritu crítico y las que saldrán perjudicadas serán las madres y sus bebés lactantes.

Háganse un favor: el cultivo de leche materna sólo cuando esté indicado.

Bibliografía:

  1. Amir LH; Academy of Breastfeeding Medicine Protocol Committee.. ABM clinical protocol #4: Mastitis, revised March 2014. Breastfeed Med. 2014 Jun;9(5):239-43. (Acceso: 10.10.2017). Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4048576/pdf/bfm.2014.9984.pdf
  2. Amir L, Trupin S, Kvist LJ. Diagnosis and treatment of mastitis in breastfeeding women. J Hum Lact 2014;30(1): 10-3.
  3. Amir LH, Griffin L, Cullinane M, Garland SM. Probiotics and mastitis: evidence-based marketing? Int Breastfeed J. 2016 Jul 21;11:19. (Acceso: 10.10.2017). Disponible en:  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4955247/pdf/13006_2016_Article_78.pdf
  4. Baeza C. Dolor en la mama lactante: claves etiológicas y manejo clínico (I). En Monografías Clínicas en Lactancia Materna 1. Madrid: Centro Raíces; 2015, p 3-13. Acceso: 20.11.2016]. Disponible en: http://www.centroraices.com/docs/MONOGRAFIA%20CLINICA%20RAICES%201%20-%20DOLOR%20MAMA%20(I).pdf
  5. Espínola Docio B, Costa Romero M, Díaz Gómez NM, Paricio Talayero JM; Comité de Lactancia Materna, Asociación Española de Pediatría. Mastitis. Puesta al día. Arch Argent Pediatr. 2016 Dec 1;114(6):576-584. (Acceso: 10.10.2017). Disponible en: : http://www.e-lactancia.org/media/papers/Mastitis-ArchArgPed2016.pdf
  6. Kvist LJ, Larsson BW, Hall-Lord ML, Steen A, Schalén C. The role of bacteriain lactational mastitis and some considerations of the use of antibiotic treat-ment. Int Breastfeed J. 2008;3:6 (Acceso: 11.10.2017). Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2322959/pdf/1746-4358-3-6.pdf
  7. Lawrence R, Lawrence R.  Breastfeeding. A Guide for the Medical Profession. Elsevier 8th Ed. Philadelphia 2016.
  8. Paricio Talayero JM. Diagnóstico y manejo de la mastitis en la madre lactante. Actualización. IX Congreso Español de Lactancia Materna. Mesa 6: Abordaje del dolor al amamantar. Zaragoza, 2017. (Acceso: 10.10.2017). Disponible en: https://www.ihan.es/docs/congresos/congreso_zaragoza_2017/mesa_6._abordaje_del_dolor_al_amamantar/Mesa_6_1_Diagnostico-y-manejo-de-la-mastitis-en-la-madre-lactante_JM_Paricio.pdf
  9. Perales Palacios I. Diagnóstico microbiológico de mastitis: ¿qué sabemos sobre recuentos y microorganismos significativos? Enferm Infecc Microbiol Clin. 2016 Dec;34(10):692-693. (Acceso: 10.10.2017). Disponible en:  http://www.elsevier.es/es-revista-enfermedades-infecciosas-microbiologia-clinica-28-pdf-S0213005X16301343-S300
  10. Spencer JP: Management of mastitis in breastfeeding women, Am Fam Physician 78:727–731, 2008. (Acceso: 10.01.2017) Disponible en: http://www.aafp.org/afp/2008/0915/p727.pdf
Necesitamos fondos para seguir investigando y divulgando las bondades y belleza de la lactancia. Puedes colaborar con el proyecto e-lactancia.org aportando un donativo