Lactancia y medicación  //  Preguntas frecuentes sobre lactancia  //  Depresión, antidepresivos, ansiolíticos y lactancia materna
 

La depresión materna, en especial la postparto, –que para algunos autores es la que aparece en el primer mes tras el parto, pero por la dificultad de reconocerla claramente, se admite hasta los primeros 6 meses–,  es un trastorno relativamente frecuente, pues puede alcanzar al 10-15% de las mujeres que han dado a luz y más aún si son adolescentes. Los trastornos tiroideos pueden simular una depresión, por lo que el médico suele asegurarse mediante análisis de la función tiroidea antes de diagnosticar depresión.

El estado depresivo es muy destructivo y angustioso para la persona y se ve potenciado por todos los cambios vitales que le acaban de ocurrir a la mujer. No tratado, puede tener efectos devastadores para ella, su hijo, su familia cercana y para la vinculación y relaciones posteriores madre-hijo. Si el deseo de la mujer es dar pecho, es muy contraproducente retirar la lactancia argumentando la depresión como excusa: la frustración, los sentimientos de culpa y de baja autoestima, muy fuertes en una depresión, no harán más que aumentar. 

Por otra parte, la lactancia disminuye el riesgo de hospitalización de la madre por trastorno afectivo o psiquiátrico en el primer año tras el parto.

Algunos tratamientos psicoterápicos no medicamentosos, como la terapia interpersonal, pueden ser eficaces para tratar esta depresión.

La mayoría de antidepresivos son muy eficaces para tratar la depresión, sea o no postparto. Están indicados en depresión moderada y grave y cuando no mejora con psicoterapia. No hay que tener miedo en emplear esta medicación aunque la madre esté dando el pecho ya que la inmensa mayoría de antidepresivos son completamente compatibles con la lactancia y también algunos ansiolíticos. Hay sobrados trabajos científicos publicados que así lo prueban. 

Esto es debido en general a que no pasan nada o pasan en cantidades insignificantes a la leche y no afectan para nada al lactante. Algunos de ellos además pueden aumentar la producción de leche. 

La Paroxetina y la Sertralina son los más seguros y de los que más experiencia hay publicada, pero cualquiera de los antidepresivos de la misma familia que ellos (inhibidores de la recaptación de la serotonina) son muy seguros: Citalopram, Escitalopram, Duloxetina, Fluoxetina y Fluvoxamina. De igual modo otros antidepresivos de otras familias farmacológicas como Venlafaxina, Moclobemida, Amitriptilina, Amoxapina, Clomipramina, Imipramina y Nortriptilina son compatibles con la lactancia.

Para complementar el tratamiento de la depresión se utilizan también los medicamentos llamados ansiolíticos que disminuyen los síntomas de ansiedad propios de una depresión. Son medicamentos de la familia de las benzodiazepinas a la que pertenece el diazepam o Valium. Tienen el problema de que pueden dar somnolencia y, al pasar a la leche materna, adormecer al lactante, por lo que lo mejor durante la lactancia es emplear las que se sabe que pasan menos y no sobrepasar la dosis prescrita. El ansiolítico aconsejable y con más experiencia publicada de su uso en madres lactantes es el Lorazepam.

Usted y su médico pueden consultar aquí la bibliografía actualizada de la Depresión Materna y la de cada medicamento antidepresivo en la ficha correspondiente de nuestra página www.e-lactancia.org.

Si tiene dudas cuando le hayan recetado algo, puede consultarnos en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

Dr. José María Paricio Talayero

Dra. Marta Sánchez Palomares

Dr. Leonardo Landa Rivera

 

Todos nuestros monográficos

  • El cabello y la lactancia

    Numerosas madres lactantes se preguntan por temas referentes a su cabello, sea por creer que lo están perdiendo (alopecia) o por querer teñírselo o desear depilarse y no saber si pueden hacerlo durante la lactancia.

    Read More
  • De la píldora del día siguiente y otros anticonceptivos


    Una consulta que nos hacen con relativa frecuencia en el correo de la página www.e-lactancia.org es si se puede utilizar la “píldora de emergencia” tras una relación sin protección o por fallo de la misma.

    Read More
  • Depresión, antidepresivos, ansiolíticos y lactancia materna

    La depresión materna, en especial la postparto, –que para algunos autores es la que aparece en el primer mes tras el parto, pero por la dificultad de reconocerla claramente, se admite hasta los primeros 6 meses–,  es un trastorno relativamente frecuente, pues puede alcanzar al 10-15% de las mujeres que han dado a luz y más aún si son adolescentes. Los trastornos tiroideos pueden simular una depresión, por lo que el médico suele asegurarse mediante análisis de la función tiroidea antes de diagnosticar depresión.

    Read More
  • 1
  • 2
  • 3

Anatomía y fisiología de la lactancia

Objetivos: Dar a conocer la base anatómica y funcional en la que se sustenta la formación de la leche.  Se estudia la estructura externa e interna de la mama y se explica el mecanismo neuroendocrino materno y los reflejos innatos infantiles que aseguran la producción de la leche prácticamente en cualquier circunstancia independientemente de la existencia de embarazo previo.

Leer más...

Danos tu apoyo

Si crees en las bondades y belleza de la lactancia, si encuentras útil lo que hacemos o estás de acuerdo con nuestros objetivos, si alguna vez has consultado nuestra página de lactancia y medicación y te ha sido de ayuda, si además de todo esto, puedes, colabora con nosotros con la cantidad que prefieras.

Apóyanos

^TOP^